La isla más grande de Hawái, llamada también «la isla de los volcanes», es una isla increíble, con muchos atractivos para visitar. Nuestra intención era recorrerla casi entera, y así fue. En este artículo les cuento qué hacer Big Island en 5 días.

A pesar de haber llegado con un poco de miedo ante los terremotos y ríos de lava que se estaban sucediendo producto de la actividad del volcán Kilauea, tengo que decir que me enamoré de esta isla. Es mágica.

Leyendo un poco en Internet recomendaban hospedarse unos días en la ciudad de Kailua Kona para conocer las playas más lindas y uno o dos días en la ciudad de Hilo (ubicada al otro lado de la isla) para estar cerca del Parque Nacional de los Volcanes el día que se visitase ese lugar. Y más allá de que no se sabía si iba a permanecer abierto el parque decidimos arriesgarnos. Estuvimos 3 días completos en Kailua Kona y 2 en Hilo. Por esa razón en los vuelos internos elegimos llegar al aeropuerto de Kona e irnos de la isla desde el aeropuerto de Hilo. Y la elección me pareció muy acertada.

Qué hacer en Big Island

DIA 1

Llegamos aproximadamente a las 7 de la mañana al aeropuerto de Kona desde Honolulu (Ohau), en un vuelo que no tomó más de 30 minutos. Recogimos la camioneta que habíamos alquilado y en unos 20 minutos llegamos al hotel, Kona Seaside Hotel, un hotel hermoso frente al mar, con todas la comodidades, a pasos de la Ali’i Drive, la principal calle de la ciudad, donde se concentran los bares y tiendas.

Para este primer día nuestro plan era conocer Kona Coast y sus principales playas.

Como siempre empezamos por la más lejana para luego ir volviendo. Las primeras playas que conocimos fueron Ho’okena Beach y Honaunau Bay. Ambas ideales para hacer esnórquel. Se caracterizan por la existencia de gran cantidad de rocas volcánicas y su arena era bien oscura. Un paisaje muy bello. Allí pudimos ver tortugas marinas y peces de distintas especies. El mejor esnórquel fue en Honaunau ya que el agua era más calma y se veía con mayor claridad.

Qué hacer en Big Island Hawái

Ho’okena Beach Park

Honaunau

Luego de pasar algunas horas allí fuimos para el monumento al Captain Cook, ubicado en Kealakekua Bay. El monumento estaba siendo restaurado en ese momento, pero la vista del lugar es muy bella.

Por último paramos a conocer Kahaluu Beach, una playa más popular que las anteriores por lo que había bastante gente, pero que no me gustó tanto como las otras.

Por la tarde fuimos a caminar por el centro de Kona, específicamente por la Ali´i Drive, conocimos la Iglesia Mokuaikaua, la iglesia cristiana más antigua de la Hawái. Justo enfrente se encuentra el Palacio Hulihee, la ex casa de vacaciones de la realeza hawaiana.

Iglesia Mokuaikaua

Palacio Hulihee

Vimos el atardecer en Kailua Pier.

Big Island

Cenamos en Lava Java, comida muy rica, buen servicio y precios razonables.

DIA 2

Este día el plan era conocer Kohala Coast. La ruta que te lleva hacia esta zona esta rodeada de rocas de lava en casi todo el camino e incluso hay miradores para estacionar con el auto. Muy bello paisaje.

Primero fuimos a Kaunaoa Beach y Hapuna Beach, ambas playas amplias de arena blanca, muy lindas.

Kaunaoa Beach

Hapuna Beach

La siguiente que visitamos fue Manini Owali Beach. Esta playa me pareció fabulosa por sus enormes olas (por lo que había muchos surfers) y su paisaje rodeado de rocas de lava, por lo que decidimos quedarnos un buen rato, meternos en el mar y tomar muchas fotos.

Por último fuimos a Makalawena Beach. Para llegar aquí hay que atravesar una carretera sin asfaltar de aproximadamente 2 km (rodeada de rocas de lava). La playa muy bella y tranquila, quizás lo complicado del camino para llegar hace que no sea tan visitada como las otras.

Big Island Hawái

Ya por la tarde decidimos ir a Waipio Valley, es un mirador que se encuentra aproximadamente a una hora de Hapuna Beach. Lamentablemente no pudimos disfrutar de su vista porque al llegar al lugar se largó a llover intensamente lo que impedía apreciar el paisaje. Por eso antes de ir les recomiendo que chequeen el clima, ya que queda lejos!

DIA 3

Este día lo habíamos reservado para ir a conocer las tan famosas playas de arena verde y de arena negra. Desde el hotel nos tomó aproximadamente 1 hora y 40 minutos para llegar a la primera.

Al llegar a South Point hay que dejar el auto estacionado en un lugar público e ir caminando unas 3 millas (más de 4,5 km) para llegar a destino. Tenés la opción que te lleven en jeep por unos 10 dólares, o hacerlo en tu propia 4×4 pero realmente el camino es bastante complicado, he visto los jeeps y camionetas bastante destruidos. Nosotros decidimos caminar, y nos tomó aproximadamente 1 hora. El problema es que hay mucho viento (lo teníamos de frente) y muchas rocas y desniveles que hacen que la caminata sea un poco lenta y cansadora. Pero las vistas que se tienen entre la vegetación, las rocas y el mar son maravillosas.

Cuando llegás a Green Sand Beach (Papakolea) es increíble lo que ven tus ojos. Una playa de arena color verde musgo, rodeada de los restos de un volcán, el cual fue el causante de esta maravilla, ya que al erupcionar desprendió minerales que le dieron ese tono verdoso a la arena. Es realmente imponente. Hay que tener en cuenta que el camino para bajar a la playa es empinado, pero realmente vale la pena.

Saliendo de allí y en unos 40 minutos de viaje llegamos a Black Sand Beach (Punalu’u), una playa increíble, la arena negra, con un paisaje de película, llena de palmeras y tortugas sobre la costa. Se debe tener en cuenta que se debe mantener distancia de ellas, y puedes ser multado o arrestado si no cumples con la ley.

Por la noche cenamos en Splasher´s Grill (el restaurante del hotel), que recomiendo por su buenos precios, calidad de comida y atención.

DIA 4

Temprano emprendimos nuestro viaje (de una hora y media aproximadamente) hacia Hilo. Nos íbamos acercando a la zona de los volcanes y teníamos mucha expectativa.

El paisaje de la ruta es muy lindo, verde, con la vista imponente del volcán Mauna Kea.

Llegamos al Grand Naniloa Hotel Hilo. Un hotel excelente frente al mar, moderno, con pileta y de un precio accesible.

Era 10 de mayo y leímos que el Parque Nacional de los Volcanes cerraba el día 11 (o sea al día siguiente) hasta nuevo aviso, ya que existían nuevos riesgos asociados a la actividad incesante del volcán. No lo dudamos y fuimos directamente para allá. Era una mezcla de miedo y emoción pero al mismo tiempo de felicidad. Sabíamos que lo que no podíamos hacer era la excursión para ir a ver la lava, ya que estaba suspendida por obvias razones.

Llegamos al parque y pagamos la entrada de U$S 25 por el auto. En primer lugar entramos al Centro de Visitantes de Kilauea, allí nos informamos de los lugares que aún estaban abiertos, ya que varios estaban cerrados por cuestiones de seguridad.

La primer parada fue en los Steam Vents, son las columnas de vapor (hay muchísimas) que emanan del volcán y emiten mucho calor.

Luego fuimos a conocer lo más importante: el cráter del volcán, el Halema’uma’u Crater, que se encuentra frente al Jaggar Museum. Es un cráter de hoyo que está situado en la caldera de la cumbre del Kilauea y es uno de los centros eruptivos históricamente más activos del volcán. Estar en ese lugar es una experiencia que te deja sin aliento. De él sale una enorme columna de gas volcánico constante producto del magma fundido que produce el río de lava. También se pueden oír las continuas explosiones en su interior. Es realmente algo único y emocionante.

También recorrimos el museo, que es muy lindo e interesante.

Por la tarde fuimos a caminar por el centro de Hilo y comimos los famosos pancakes de Ken’s. Imperdibles!

DIA 5

Temprano fuimos a conocer Akaka Falls. La entrada por persona de 1 dólar (aparte el parking). Dentro del parque hay dos cataratas, Akaka Falls (una catarata de 130 metros) y otra mucho más pequeña llamada Kahuna Falls. El paisaje derrocha belleza, una vegetación deslumbrante.

Camino a Akaka Falls tomamos la ruta llamada Pepeekeo Scenic Drive, es una ruta de unas 4 millas rodeada de una abundante vegetación, parece una selva, y en medio del recorrido paramos en un mirador que tenía una bella vista al mar y un camino que bajaba hacia la costa y no te tomaba más de 5 minutos a pie. Muy recomendable!

El segundo lugar que visitamos fue el Wailuku River Park donde, entre otras cataratas, vimos las Rainbow Falls. Muy bellas!

Rainbow Falls

Antes de emprender regreso al hotel fuimos a conocer las cuevas llamadas Kaumana Caves, dos tubos de lava impresionantes localizadas a menos de 10 minutos de Rainbow Falls. Nos adentramos sólo unos metros ya que fuimos solos y sin linternas. Están rodeadas de vegetación y la humedad que se genera hace que del techo de las mismas se filtren gotas de agua. Me encantó este lugar.

qué hacer en Big Island, Hawái

Por la tarde decidimos descansar un poco en la playa del hotel y difrutar del sol. También cruzamos caminando un puente (que quedaba a unos 200 metros del hotel) que te lleva a una pequeña isla llamada Coconut Island, muy linda, visitada mayormente por locales que van a pasar el día.

Y aquí finalizaba nuestra estadía en la fantástica Big Island!

Si aún no lo hiciste te invito a leer el artículo con mis consejos para tu viaje a Hawái, y también los itinerarios en Oahu y Maui!

Categorías: Hawái

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: